CARTA AL PRESIDENTE DEL GOBIERNO

ESTA ES LA CARTA QUE SE ENTREGÓ AL FINALIZAR LA MANIFESTACIÓN EN EL REGISTRO DE LA SUBDELEGACIÓN DEL GOBIERNO EN CIUDAD REAL:

A la Atención del Sr. Presidente de Gobierno, Sr. Rodriguez Zapatero.

Ciudad Real, 22 de enero de 2011

Sr. Presidente:

Hoy, el sindicato de O.V. de la CNT de Ciudad Real, con el lema “Contra el pensionazo y las reformas sociales” ha salido a la calle para manifestar su oposición a las medidas económicas y sociales que usted y su gobierno están llevando a efecto. A esta convocatoria se han adherido organizaciones y vecinos de lal ocalidad que sienten, como nosotros, la necesidad de mostrar su rechazo con tales medidas. Y no lo tome come un alegato contra su persona, o el grupo político al que representa, de ser la oposición quien gobernara y su máximo representante presidente de gobierno no mejoraría la situación, no nos llevamos a engaño.

En esta carta no se mencionan todas las circunstancias y razones que hacen posible esta manifestación, la lista sería interminable y la haría inútilmente extensa. Con esta carta, queremos manifestarle que los aquí hoy concentrados estamos realmente cansados, cansados de tanto discurso vano, de tanta promesa incumplida y de ver como, gobierne quien gobierne, las clases populares van siendo abandonadas a su suerte, suerte que viene a ser la buena suerte del poderoso.

Sr. Presidente, estamos cansados de tanto oirles utilizar la palabra cambio cada vez que nos convocan, ustedes, la clase política, a elecciones. Hoy estamos a las puertas de unas nuevas y ya se oyen los ecos solicitando el cambio. En esa palabra está escondida la verdadera intención, conseguir el poder y mantenerse en él sin más. ¿Dónde quedan los viejos lugares comunes: los QUÉ, PARA QUÉ, CÓMO, POR QUÉ, que nos darían cumplida razón de cuáles son los veraderos motivos de su discurso?

Estamos cansados de ver cómo altos y bajos cargos públicos deciden sobre lo común como si de asuntos privados se tratara y ello con la mayor desfachatez y desprecio hacia quienes, en definitiva, deben el cargo que ocupan.

También estamos cansados de ex presidentes de gobierno que rentabilizan su pasado presidencial siendo consejeros o participando, muy lucrativamente, en las decisiones de las grandes eléctricas o poderosos grupos económicos en claro pago a los servicios prestados durante su/sus mandatos. Un ejemplo lo tenemos en el señor Aznar, hoy consejero de Endesa (empresa que vendió muy favorablemente a sus “amigos y conocidos”), además de consejero del grupo Murdoch, ambos, Aznar y el grupo Murdoch, en su momento, apoyaron entusiásticamente la invasión de Irak; otro ejemplo lo tenemos en el del señor González, hoy también consejero de Gas Natural.

Cansados, de ex presidentes de Comunidad que reciben sueldos por continuar en Consejos Consultivos de las respectivas comunidades o por seguir siendo miembros de la institución a la que representaban. Valgan algunos ejemplos: Generatitat Valenciana: 57. 000 euros anuales, oficina de apoyo con 2 asesores y coche oficial; Comunidad de Madrid: 84.000 euros anuales; Castilla y León 60.000 euros; Andalucía: pensión del 60% de su sueldo.

Sr. Presidente, estamos cansados, también, de gobiernos que anteponen razones geoestratégicas y geoenergéticas a los principios que dicen defender, como bien está dejando al descubierto WIKILEAKS al mostrarnos la realidad del caso Couso, o el trato de favor que la empresa de transgénicos Monsanto recibe del Ministerio de Agricultura. No nos es desconocido que los productos agrícolas que esta empresa comercializa, entre ellos, arroz y maíz transgénicos, suponen un peligro potencial o real sobre la salud y, como el herbicida llamado agente naranja, sobre el medio ambiente en general.

Estamos cansados de que ustedes, los mismos que actúan según se ha mostrado anteriormente, pretendan marcarnos las sendas de la austeridad y de las correctas actuaciones. Vivimos una crisis económica que ninguno de los aquí presentes, ni las clases populares en su totalidad han provocado. No la hemos provocado, pero padecemos sus consecuencias y sabemos de sus efectos, y ello por ser el último eslabón de esa cadena de perjudicados por la codicia de financieros, banqueros y especuladores nacionales e internacionales y por las decisiones, políticas y económicas, favorables a sus intereses.

Estamos cansados de oírles hablar de mercados como si de un ente abstracto e impersonal se tratara, como si detrás de este nombre no estuvieran hombres y mujeres que deciden en función de y por el dinero, los beneficios desorbitados, el crecimiento sin límite y sin mirar el coste humano y medio ambiental. Sabemos, empezamos a saber, quiénes son, qué siglas tienen y qué ideales les mueven. Y estamos cansados porque nosotros somos la otra cara de la moneda, somos ese número impersonal que conformamos las estadísticas del paro, de desahucios, de morosidad…de pobreza y que damos de comer a economistas, comentaristas, tertulianos y profesionales varios.

Sr. Presidente, estamos cansados de ver como el patrimonio común, generado a través de generaciones de trabajo y de esfuerzo por todos los trabajadores y trabajadoras es dilapidado para salvar a la banca, o para ser malvendido a intereses privados. Tuvimos el ejemplo en la época Aznar con la liberación del suelo o con la venta de las empresas estatales más rentables. Tenemos el ejemplo con sus medidas o con sus propósitos de malvender, también, lo poco que de común y rentable queda: torres de control, lotería etc.

Estamos cansados, de ver como se pretende, con el dinero de todos, dar una nueva inyección monetaria a la banca para salvarla de la lacra que le supone la vivienda acumulada por desahucios que la propia banca ha realizado implacablemente. ¿Qué protección han recibido de ustedes las familias afectadas?

Por último, decirle, que también estamos cansados de ver cómo, escudándose en argumentos sólo defendibles por quienes en este escrito venimos denunciando, la salida de la crisis pase por, trabajar más años, más horas y por menos salario. Sr. Presidente no olvide que la situación ideal del capitalismo, si de él dependiera, sería la de lograr la dependencia absoluta de los trabajadores y trabajadoras a sus intereses, sin contestación y sin resistencia. A ustedes, la socialdemocracia española, la posibilidad de no ser cómplices, de continuar siéndolo les haría entrar en franca quiebra moral y ética; a nosotros, los trabajadores y trabajadoras, la obligación de evitarlo encontrando las sabias respuestas que, desde el apoyo mutuo la igualdad y la justicia, den verdadera respuesta a tanto desmán.

Atentamente: El Sindicato de Oficios Varios de la Confederación Nacional del Trabajo de Ciudad Real.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail